Viajes

Los bordados de Tének, historias de vida

0

Realizados en punto de cruz, han pasado por las manos artesanas de mujeres generación tras generación.

Los diseños de sus bordados, manifiestan la expresión artística heredada por sus antepasados, pero también sirve para ayudar al sustento de la familia. Madres, hijas, nietas, nueras conservan alguna prenda que les fue entregada por la matriarca para que la tradición no se pierda.

El bordado se realiza sobre manta y las teenek, cómo se les ha bautizado a las artesanas de la huasteca potosina, crean servilletas, manteles, monederos, blusas, fundas de almohadas, chalecos, además de las talegas que se cuelgan al hombro y los espectaculares quechquémitl o quesquem que forman parte de su atuendo tradicional.

Tradiciones vivas

En la cultura tének cuando nace un niño se lleva una talega, en la que bordarán figuras desde ese momento hasta su muerte y que señalarán el camino que ha de transitar. Si se trata de un varón posee una bola roja que representa a quien le otorga la vida; en el caso de las niñas es una bola verde que evidencia fertilidad.

Al morir la persona se le borda la misma talega que se le elaboró en su nacimiento, pero se le agrega una estrella y un diminuto guaje, los cuales simbolizan el camino de la vida. Los picos del astro representan los cuatro puntos cardinales: el norte es el ser supremo, el sur la fertilidad, el este el fuego y el oeste el dinero.

Actualmente el uso del quechquémitl se reserva para ocasiones especiales, si carece de flecos indica que lo porta una soltera, si por el contrario está tupido de ellos indica que es casada; incluye el petop, un tocado que se entreteje en la cabeza con cordones de estambre de colores de acuerdo a su estado civil.

DEJA QUE MÉXICO VIAJE EN TI
¡VIAJEMOS TODOS POR MÉXICO!
 www.visitmexico.com

Xilitla, la Atenas Huasteca

Previous article

Pueblo de piedra, Real de Catorce

Next article

You may also like

Comments

Comments are closed.

More in Viajes