DestacadosViajes

Destinos para viajar en motocicleta

0

 

Viajar en moto es mucho más que simplemente viajar, lo saben los que utilizan este vehículo para descubrir destinos fascinantes.

Todo contribuye a que el turismo sobre dos ruedas sea mucho más que una moda pasajera puesto que, al contrario, en algunos países disfrutan de una etapa de esplendor.

El incremento en la edad media de los usuarios de motocicleta, según estadísticas, lo coloca en un nuevo contexto. Un perfil de usuario con un mayor poder adquisitivo que le permite acceder a motos especialmente preparadas para las grandes rutas y plantearse viajes ambiciosos con mayor holgura económica. Pero sobre todo, deseosos de vivir experiencias intensas.

Lo cierto es que los destinos son tantos como variados, el mundo entero aguarda con propuestas que parecen ideales para disfrutar al conducir una moto.

La Ruta 66 en Estados Unidos

Conocida como “La carretera madre” (The mother road), la legendaria Ruta 66 es uno de los destinos anhelados por motoristas de todo el mundo. Se creó a mediados de los años 20 del pasado siglo para facilitar los movimientos migratorios entre ambas costas de Estados Unidos, en concreto desde Chicago hasta Los Ángeles y recorriendo los estados de Illinois, Missouri, Kansas, Oklahoma, Texas, Nuevo México, Arizona y California.

Algo más de 4, mil kilómetros que no destacan especialmente por la dificultad de sus carreteras, pero que permiten conocer la diversidad de un país tan inmenso, desde las grandes urbes a pueblos prácticamente abandonados pasando por las enormes extensiones ganaderas de Texas o los áridos paisajes de Arizona.

Cabo Norte en Noruega

Es la interpretación más aproximada que hacen los motoristas europeos al reto de llegar al fin de mundo. Concretando, a Nordkapp, el punto más septentrional del continente al que se puede acceder por carretera. Y si el origen del viaje es España, en el sur más opuesto, el viaje se convierte en algo único por su exigencia. En ese caso es necesario atravesar Francia, Bélgica, Alemania, Dinamarca, Suecia y Noruega para completar casi 12, mil kilómetros, sólo de ida.

Marruecos

Dentro de los destinos que se pueden catalogar como extravagantes, Marruecos es uno de ellos. Un ferry para cruzar desde Tarifa el estrecho de Gibraltar y el motorista se ve envuelto por un paisaje y una cultura que cambia mucho sus referencias habituales.

Desde ese instante, las posibilidades son inagotables y entre ellas se incluyen las rutas fuera del asfalto, por pistas que apuntan al infinito o dunas que parecen dispuestas a devorar a quienes intenten adentrarse en ellas. Un país de contrastes capaz de satisfacer cualquier preferencia: su costa atlántica, el impresionante macizo del Atlas, desiertos amenazantes, ciudades mágicas como Marrakech y Rabat o familias viviendo en cuevas sin apenas cambios desde varios siglos atrás.

 

India

Poco se puede decir de un viaje a través de la India que no sea presumible de antemano. Un destino realmente único, cargado de contrastes, aromas penetrantes y una cultura que tanto puede sorprender al visitante.

Hasta hace no demasiado resultaba realmente complicado acometer aventuras en moto en un país tan complejo, pero últimamente han surgido las empresas que ofrecen servicios muy completos para sus clientes, incluyendo guías expertos en la zona y el alquiler obligado de una motocicleta, por lo general las clásicas Royal Enfield, ideales por su robustez y facilidad de reparación en caso de necesidad.

Los Alpes, un recorrido por Suiza, Francia e Italia

Un paraíso para los amantes de las curvas y los paisajes de belleza extrema. Cualquiera de las carreteras alpinas de Francia, Suiza o Italia ofrece posibilidades infinitas en los recorridos más exigentes para los grandes ruteros.

La proximidad con España convierte en muy accesible a este enorme sistema montañoso, además de encontrarse perfectamente dotado de infraestructuras para satisfacer las necesidades de los viajeros.

Los meses de primavera y verano son los más indicados para recorrer los Alpes, mientras que el tiempo necesario dependerá de lo ambicioso del periplo que se plantee el motorista, pero con una semana o diez días puede ser suficiente para empaparse de este majestuoso escenario.

Call center, 8 consejos para elegir al ideal

Previous article

Historia de la pasta

Next article

You may also like

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

More in Destacados