DestacadosMundo

Tigre blanco ataca y mata a cuidador de zoológico

El animal no será sacrificado gracias a la petición de la familia de la víctima de que lo mantengan con vida.

Un cuidador del Parque Zoológico Hirakawa, en la ciudad de Kagoshima, en el suroeste de Japón, murió después de ser atacado por un tigre blanco en el interior de una jaula, donde fue encontrado muy mal herido por otro trabajador.

El incidente ocurrió después de que el zoológico cerró sus puertas al público, cuando el tigre debía ser conducido hacia la cámara de dormir desde la jaula de exhibición, a la cual entraría el cuidador para hacer la limpieza una vez que el espacio estuviera desocupado.

Sin embargo, el trabajador identificado como Akira Furusho, de 40 años, entró en la jaula de exhibición cuando aún estaba en el lugar el tigre Riku, un macho de cinco años, pues otro cuidador los descubrió a ambos en el interior poco después, informaron rescatistas.

Fue trasladado a un hospital

Un veterinario del zoológico utilizó una pistola tranquilizadora para sedar a Riku, que mide 1.8 metros de largo y pesa alrededor de 170 kilogramos, para poder entrar a socorrer a Furusho, quien se encontraba colapsado y sangrando desde el cuello.

Aunque el cuidador fue trasladado de inmediato a un hospital, allí los médicos los confirmaron que había muerto, de acuerdo con despachos de la agencia japonesa de noticias Kyodo.

Las normas de seguridad

El accidente se produjo en momentos en que el zoológico tenía programado retirar al tigre de la jaula de exhibición y sus normas prohíben que los trabajadores ingresen a ésta antes de que los animales hayan sido trasladados al espacio donde duermen.

La policía está investigando cómo es que el zoológico cuida a los cuatro tigres blancos que alberga y entrevistando a trabajadores para ver si se han violado las leyes de seguridad del parque, el cual fue abierto en 1972 y es administrado por una corporación pública.

El tigre será mantenido vivo a petición de la familia de la víctima

En 2017, un tigre mató a un cuidador en su recinto en el zoológico británico de Cambridgeshire, mientras que un trabajador sobrevivió al ataque de un tigre en la ciudad rusa de Kalingrado.

Los tigres blancos son una rara variante de la subespecie naranja de Bengala y deben su color a un gen recesivo, por lo que hoy en día están exclusivamente en programas de cautiverio en los cuales los números limitados de individuos se cruzan para mantener su color distintivo.

 

NTX/I/VRR/JGN/

A %d blogueros les gusta esto: