Cine

Morrissey, la oscura historia de un ser de luz

Un adolescente en conflicto llamado Morrissey

 La película Descubriendo a Morrissey, es el título tropical que lleva por nombre original England is Mine, el cual describe mucho mejor la intención de este film, pues lo que en el se revela no son necesariamente los íntimos secretos de Seven Patrick Morrissey sino su influencia contextual, situación que provoca un poco de confusión para quienes creen que van a descubrir el meollo de su asexualidad y veganismo.

No son pocos los espectadores que salen de la función diciendo que hizo falta algo, que no estaban contentos con la narración, que en realidad no explica nada, que la película equis y cualquier comentario de fan hater que nunca tiene suficiente de su ídolo. Aunque el público mexicano le tiene una devoción insana a este inglés, lo cierto es que tampoco escatima en críticas, ¿Cómo olvidar sus participaciones en festivales donde el cantautor  toca bajo la condicionante de que en el horario de su recital no se venderá ningún producto animal? Esta relación de amor apache con algo de maltrato psicológico mantiene a su público siempre expectante de su siguiente señorial paso.

El inicio de un conflicto que nunca terminó    

 Para no ser spoiler, pero describiendo lo que verán, se trata de los primeros años de creación de Morrissey en sus años juveniles en Manchester así como un breve asomo a su vida familiar, escolar y muy personal. Separamos lo de la vida personal porque es esa búsqueda interna  es lo que vemos como un proceso creativo que lo forjó. Sin ese momento no hubiera existido la gran estrella.

Su madre lo apoyó en todo momento, le compraba libros, le fomentaba en todo momento los deseos de escribir. Cree ver futuro cuando su amigo lo invita a formar una banda, pero eso se ve desvanecido cuando se va con otra agrupación. El joven Mozz se siente devastado, como cuando el primer amor dice adiós.

En el inter conoce a Linder Sterling, que se vuelve más que amiga confidente o una especie de novia. Como sabemos que Morrissey es sensible hasta la medula, toma las cosas de manera muy extrema. Todo para entender que su modo de ser y sentir, tiene sustento en la depresión, que le es tratada gracias a la paciencia de su (santa) madre.

Su despertar se convierte en el inicio de The Smiths, cuando lo va a buscar hasta su casa, luego de varias negativas de encuentro el mismísimo Johnny Marr. Pero esta, amigos, es otra historia.

Morrissey sin Morrissey

Ni una rolita, ni una sola permitió Morrissey que se utilizara en esta biopic. Se negó al ver el libreto y luego de aventárselo a la cara al ser humano más cercano que tuvo cuando lo terminó de leer, fue tajante al decir que no aprobaba el guión, que lo hacía ver como el joven más berrinchudo del Reino Unido, (ehem) aunque sí lo sea.

Sí, definitivamente persiste la sensación de que más cosas serán develadas,  sin embargo, England is Mine queda como un documento que muestra a grandes rasgos el contexto social que influyó en el innegable momento en el que Morrissey se convierte en el artista que el mundo hoy conoce, en cuyo destino estaba escrito el éxito pese a su propia y recurrente detracción.

SNPSMX/Alex Avilés

A %d blogueros les gusta esto: