fbpx
Mundo

Elecciones en EE.UU. prueba de fuego para Trump

Mañana, millones de ciudadanos norteamericanos acudirán a las urnas para elegir a los nuevos integrantes del Congreso.

A dos años de haber asumido la presidencia tras su sorpresiva victoria, Donald Trump y sus políticas enfrentarán la primera prueba de fuego real este martes cuando millones de estadunidenses acudan a las urnas para renovar parte del Congreso y los gobiernos de 36 entidades.

Aunque el nombre del mandatario no aparecerá en las boletas en las que se sufragará en los 50 estados del país más el Distrito de Columbia desde las siete de la mañana tiempo del este, cuando abran las primeras casilla, los votantes no podrán substraerse a la imagen del mandatario.

Trump ha tenido un nivel protagónico por encima de cualquier otro candidato de los dos partidos gracias a su presencia diaria en las pantallas de televisión a promedio de dos eventos en dos estados, haciendo campaña a favor de candidatos republicanos al Senado y algunas gubernaturas.

En cada uno de ellos, el mandatario ha dejado de lado los temas locales para insistir en el impacto nacional de la elección, repitiendo hasta el cansancio que la derrota de su partido pondrá en riesgo lo ganado por su presidencia, presentando así esta elección cómo un referendo de su presidencia.

Sigue sin gustarle la postura de  la prensa

Sin embargo, durante una conferencia telefónica con simpatizantes esta mañana, el mandatario buscó distanciarse de esa narrativa, insistiendo que es la prensa quien busca presentar estas elecciones como un examen público de sus políticas.

“Mañana, lo consideremos o no, la prensa lo está considerando bastante un referendo sobre mí, sobre nosotros, como movimiento”, dijo poco antes de partir a Ohio, la primera de las tres paradas de su jornada de proselitismo de este lunes que lo llevará también a Indiana y Missouri.

La estrategia de Trump de hacer sólo campaña por senadores ha sido vista por algunos como una confirmación de reportes de que su partido perderá la Cámara de Representantes, aunque el mandatario ha dicho que esa decisión obedeció a razones prácticas en vista de que el número de diputados es mucho mayor al de los senadores.

Los Republicanos mantienen el control

En las elecciones del 6 de noviembre, los estadounidenses votarán para elegir 435 miembros de la Cámara de Representantes, así como 36 de los 100 senadores, al igual que 36 gobernadores, y cientos de miles de cargos estatales y locales.

Los republicanos mantienen por ahora el control de las dos cámaras, aunque los 247 escaños que ocupan en la cámara baja les confieren un control más efectivo que en el Senado, donde retienen 52 escaños contra 49 de los demócratas.

30 millones de votos

La presencia del mandatario en eventos como los de este día ha permitido generar entusiasmo entre la base electoral de su partido, si bien la mayoría de los sondeos ha mostrado que este no es exclusivo de los republicanos.

Este nivel de entusiasmo parece ser la explicación detrás de los 30 millones de votos por anticipado que se habían sufragado hasta el pasado viernes, cuando se dio a conocer el más reciente reporte.

Por todo ello, hay quienes estiman que esta, más que una elección para renovar el Congreso, será una en la que los estadounidenses calificarán la presidencia de Trump a partir de las políticas que ha perseguidos e implementado.

Las políticas de Trump

Estas incluyen el recorte de impuesto; el proceso de desregulación; la renovación del poder judicial con nuevos jueces, incluyendo dos magistrados a la Suprema Corte de Justicia, y su política migratoria, entre algunas, todas las cuales estarán presentas en mayor o menor medida en la mente de los electores.

Poco antes de viajar a Georgia el domingo, Trump desestimó ante reporteros en la Casa Blanca que una derrota este martes será un repudio de sus políticas, pero sin duda las consecuencias de una victoria a manos de los demócratas serán palpables para su presidencia.

La pérdida al menos de la Cámara de Representantes permitirá restaurar la función del Congreso como contrapeso institucional, ya que los republicanos han abandonado por completo esta responsabilidad, por complacencia con el mandatario, o temerosos del peso y la influencia que éste ejerce entre su electorado.

 

NTX/I/RBV/LGS/

A %d blogueros les gusta esto: