CineDestacados

Batallas íntimas, o cuando el amor tiene cara de muerte

Existe en el mundo una pandemia casi tan mortal como el cáncer y es tan antigua como la civilización misma; No tiene en apariencia síntomas visibles por lo que acaba con sus víctimas silenciosamente.

 

Spoiler alert para el alma

 Una de cada tres mujeres alrededor del mundo sufre de violencia doméstica en este momento según la ONU, y no es que no haya hombres que padezcan de esto también, es que tan solo basta preguntar alrededor de tu más cercano círculo para darte cuenta que la violencia de genero es real, es vigente, es mucha y es mortal.

Tan solo en México la cifra de crímenes tipificados como feminicidios alcanzó la escabrosa cifra de 2, 735 al concluir el año 2017, si esta cifra la multiplicamos a nivel mundial el resultado es escalofriante ya que a las mujeres no se les mata a causa de una guerra o de un conflicto de bandas sino por el solo hecho de ser mujeres.

Visibilizar lo que entendemos como normal

 No hay que ser antropólogo o sociólogo para notar a simple vista que la violencia en México es un tema normalizado, nacimos adorando a la muerte y pareciera que vivimos para exaltarla pero ¿Es esto normal? Niños, mujeres y hombres mexicanos nos relacionamos con la muerte como si se tratara de un miembro más de la familia.

Noticias nos invaden a diario con encabezados sobre fosas, desmembramientos y cuerpos encontrados sin vida, pero si eres mujer además debemos agregar el factor violencia al quehacer cotidiano: te levantas, te bañas, desayunas, te preparas para salir, cuidas no mostrar piel de más en tu atuendo, cuidas que tu ropa no muestre tus curvas, las cuales provocan malos pensamientos, sales a la calle, te chiflan, te chulean, te molestas, te subes al metro, te manosean, llegas a tu trabajo o a tu escuela y tu jefe o compañero te acosa, sales y te encuentras con tu pareja quien te pide que le muestres el contenido de los mensajes de tu Whatsapp, te hace un interrogatorio y como no queda satisfecho se molesta contigo y te sientes culpable. Cuando vuelves a casa de noche, sientes miedo al caminar por una calle sola, más aún si es de madrugada, debes cuidar no beber de más para que alguien no quiera propasarse, abordas un taxi, te secuestra y mueres.

Batallas íntimas, batallas eternas

 Así lo subraya Lucía Gajá, quien en su brillante visión cinematográfica plantea la historia de cinco mujeres de distintas nacionalidades quienes han sobrevivido a la violencia doméstica, a la violencia legal y a la violencia social con la única guía de sus propias voluntades. A través de un recorrido poético, gracias a las geniales metáforas visuales que la directora utiliza, Batallas íntimas logra  armonizar  un tema tan tristemente actual con la belleza de sus tomas que integran a la perfección la dignidad del discurso de sus personajes.

Batallas íntimas contó con un trabajo de preproducción de cuatro años,  fue lanzada en el año 2016 en el Festival de Cine de Guadalajara y estuvo rodando el año pasado y estos meses por algunas salas gracias al Festival de documentales Ambulante. Actualmente, este documental se encuentra nominado para Mejor Dirección y Mejor Largometraje Documental en la próxima edición de los Premios Ariel, por lo que pronto podrán encontrarla en salas comerciales.

SNPSMX/Alex Avilés

 

A %d blogueros les gusta esto: