DestacadosEventos

Antonio Sánchez, ese genio tras Birdman

 Los mexicanos estamos un poco acostumbrados a que las cosas geniales sucedan en otras latitudes, por eso solemos ver con desconfianza lo que huela a victoria, amenos de que se trate de fútbol.

Antonio Sánchez, el hijo pródigo y prodigio

Antonio nació y creció en México, pero dado que su familia siempre ha tenido un pie aquí y otro en Estados Unidos, el genio baterista oscila entre un país y otro, lo cierto es que desde 1993 reside definitivamente de aquel lado de la frontera.

Es por este motivo que,  el autor de la banda sonora de Birdman, se mostró tan conmovido de tocar en un recinto como el Auditorio Nacional, tras muchos años de no visitar su ciudad natal, Antonio Sánchez narra con un dejo de nostalgia sus inicios en la música. Cuenta que siendo aún muy niño, su madre lo indujo a tocar la batería, mientras que su abuelo, el primer actor Ignacio López Tarso, quien de hecho se encontraba presente la noche del 13 de junio en la Birdman Live Experience, lo apoyo desde siempre en su carrera musical.

 El jazz, el cine y un destino

Cuando era adolescente, Antonio cuenta como fue que tras escuchar Last Train Home de Pat Metheny, en una estación cuya frecuencia era 96.9 WFM, algo transformó su vida. La voz tras la presentación de esta canción era nada menos que  la de Alejandro González Iñarritu.

Algunos años después, una vez instalado en Nueva York, ya trabajando de lleno para la banda de Metheny narra su encuentro con un tipo que se mostró muy interesado en que un músico mexicano se encontrara haciendo un excelente trabajo junto a uno de los autores de jazz más reconocidos a nivel mundial,  más cuando Antonio le cuestionó a este tipo cual era la razón de su estadía en esa ciudad, el aún joven solo resumió en responder que como publicista se encontraba dirigiendo la grabación de un comercial.

Antonio Sánchez no conforme, le preguntó por alguno de sus trabajos que pudiera reconocer, a lo que el extraño respondió “Meh, pues cosillas como Amores Perros o 21 gramos”. Una grata sorpresa sin duda para ambos talentos, quienes supieron desde entonces, como canalizar su mutua admiración.

Birdman, la inesperada virtud de la ignorancia

 En el año 2013, Antonio cuenta que mientras manejaba, recibió una llamada de Iñarritu proponiéndole la elaboración integra de la banda sonora de su siguiente  largometraje el cual sería una comedia negra, a lo que el, en shock respondió que sí.

Tras algunos meses de preparación, Antonio cuenta como en el principio elaboró un esquema clásico, rítmico y estructurado para cumplir el objetivo, pero, tras un primer rechazo del cineasta, resolvieron ir elaborando escenas mímicamente, esto es, Iñárritu narrando e imaginando cuadros y deteniéndolos mientras Sánchez le observaba, ejercicio que ayudó mucho, pero el director necesitaba más violencia y mugre.

Una vez que Antonio ensució el vertiginoso sonido de sus improvisaciones, la producción se encontraba lista para hacer la mezcla, la cual se hizo observando las escenas e improvisando una tras otra.  Un trabajo excepcional que quedará para la historia del cine y de la música jazz.

El pasado miércoles 13 de junio, Antonio Sánchez toco integra la banda sonora de Birdman en vivo mientras esta era proyectada, mostrando de manera rotunda la genialidad con la que manipula su instrumento y el por qué se encuentra en el top de los mejores músicos del mundo.

 

SNPSMX/Alex Avilés

A %d blogueros les gusta esto: